Subiendo al peñón d’Ifach en Calpe

Los domingos están siendo de ‘pensat i fet’ (pensado y hecho) como diríamos en la terreta. De levantarnos bien pronto, coger el coche e ir hacia nuestra querida Altea (que ahora sin peaje da gusto hacer el camino). La primera parada siempre tiene que ser pasar por el paseo marítimo del Albir para ver su mar y acto seguido comer en nuestro restaurante favorito, siempre va variando entre indio y sushi y en este caso hicimos reserva en el segundo. El café de después no puede fallar con los amigos de toda la vida, de verse las caras después de mucho tiempo y ponernos al día, y en cuanto va bajando el sol poco a poco, es el momento ideal para realizar una excursión, en este caso subir al pico del Peñón de Ifach en Calpe. Ya hicimos en febrero la ruta por Serra Gelada (Albir) y hoy teníamos ganas de estar en lo más alto del peñón y ver sus vistas -espectaculares por cierto-.

El camino hasta el pico se podría dividir en dos: la primera parte mucho más sencilla y aburrida pero una vez atraviesas una cueva, el camino se convierte en acantilados al mar y escalar mucha piedra. No es un camino difícil del todo, en menos de 1h se puede subir pero hay momentos en los que es preferible no mirar abajo jajaja hay zonas en las que te puedes ayudar con cuerdas y cadenas que hay en algunos puntos de la ruta y que vemos supernecesario sujetarse bien para subir o bajar. Os dejamos con algunas fotos del camino, llegar arriba y ver Calpe en miniatura merece muchísimo la pena y el esfuerzo y el calor se convierten en más anécdotas que contar. Repetiremos sin duda.