#5 Marina y Simo

Si quieres te hablo zulú

Esta entrada es parte de una serie fotográfica que hemos llamado ‘besos, ternura, que derroche de amor, cuáaaaaaanta locura‘ (seeeh, como la canción) en la que contamos la historia acerca de cómo se conoció cada pareja y les fotografiamos con todo el fuegote a tope

“A mí me molesta mucho que la gente me toque las narices cuando estoy de fiesta con mis amigas, en plan de que vengan a hablarte cuando no te conocen, a mí me molesta, sí, soy de esas antipáticas que están en la discoteca. A mí si se me acercan a hablarme al menos en Marruecos tenía excusa, porque todo el mundo me hablaba en francés y yo decía “lo siento, no te entiendo, yo no hablo francés” y me decían “ah, eres española ¿no?” Sí, soy española. “¿Hablas inglés?” Sí, hablo inglés pero muy mal, tampoco te voy a entender. A todo el mundo le decía lo mismo, porque son muy pesados y encima cuando ven a una europea pues van directos a la europea, esa es la realidad. (…)
Salí de fiesta con mis compañeras de trabajo y fuimos a una discoteca, empezó a sonar Felices los 4 y yo me puse a bailar con mi amiga y al lado había dos chicos, uno de ellos Simo, nos pusimos a hablar y me dijo lo que me habían dicho ya 20 antes:

– ¿Hablas francés?
– No, lo siento, no hablo francés
– ¿Hablas inglés?
– Mi inglés es fatal, horrible
– Si quieres te hablo zulú.

Y le dije: ¿eres de Sudafrica? Y me dijo: no, pero acabo de volver de Sudáfrica. Y yo le dije: ah, pues yo he vuelto de Tanzania. Y ahí empezamos a hablar. Más adelante le dije “di algo en zulú” y no me dijo nada (risas).