#10 Carol + Ainoa

«Yo te quiero en mi vida y te quiero así y te quiero de todas las maneras»

Esta entrada es parte de una serie fotográfica que hemos llamado ‘besos, ternura, que derroche de amor, cuáaaaaaanta locura‘ (seeeh, como la canción) en la que contamos la historia acerca de cómo se conoció cada pareja y les fotografiamos con todo el fuegote a tope

Cómo se conocieron

Ainoa: – Yo sabía de su existencia porque yo estaba liada con una chica que resulta que era su ex. Y sí que la había visto en fotos pero no en persona y no asociaba cómo podía ser. Y nada, un día que empecé a currar en La Paca después de la pandemia dije ‘me voy a tomar una birra por ahí con unos colegas’ y nada, nos vamos a Blasco al parque, y estamos ahí con un amigo que cuenta un chiste y justo estaba ella con sus amigas en un banco. Y yo dije ‘venga, vamos a esas chicas’ y estaba ella. Obviamente la vi y sí que me atraía muchísimo. De hecho había más chicas pero solo me dirigí a ella, solo estaba hablando con ella en ese momento. Y nada, le dije que viniera a La Paca al día siguiente, y vino. Yo cuando me fui a casa sí que es verdad que me quedé así un poco pensando, porque escuché su nombre y digo ‘buah, no puede ser esta chica, no puede ser la ex, jo, qué pena’. Pero al día siguiente en La Paca me transmitía muy buena vibra, un poco al principio sí me caíste un poco raro porque eras la ex. Pero luego estando aquí en su casa la verdad es que tiene una energía superbonita y yo me guío mucho por las energías y ese día estuvimos hablando bastante tiempo, me apetecía conocerla un poquito más, quizás de otra manera ¿sabes?

Carol: – Mi forma de conocerla fue completamente distinta a la suya, porque esto que os ha contado Ainoa pasó en abril. Yo ya sabía quién era perfectamente. En noviembre yo me metí en Tinder y la vi y os lo juro que sentí algo súper extraño. Con ella fue ‘ostras’ nada más verla fue una energía muy extraña porque yo le di match pero ella no me dio porque no me había visto y fue como ‘no, no puede ser, no me puedo quedar aquí‘. Fui supercabezona de tíotíotío, tengo un flechazo con esta chica y no la conozco de nada. Total, que me meto en su Instagram y veo en amigos en común: mi ex, la madre de mi ex, la hermana de mi ex, la mejor amiga de mi ex y nadie más. Yo al principio ‘esto es una cuenta falsa que se ha hecho mi ex’ (risas) y luego dije no puede ser, no me puedo quedar ahí, he sentido algo te lo juro, muy raro. Total que le hablo a una amiga en común que es de las mejores amigas de mi ex que casualmente yo también tengo X relación con ella rollo que hablamos de vez en cuando. Le dije ‘¿esta chica quién es, de dónde sale y qué tiene con mi ex? Porque me interesaría mucho tirarle la caña’ Y me dice que esa chica ha estado quedando con mi ex pero que no ha llegado a nada más. Total, que eso fue en noviembre y dije da igual, si ni siquiera te ha dado match, fin. Fue diciembre, enero, febrero, marzo, abril. Y en abril de repente un día me dice una amiga ‘estoy quedando con una chica’, le digo ‘¿quién?’ y me dice ‘mira mis historias’ y cuando miro las historias era ella. La vi y dije ‘no puede ser verdad’, eso fue un martes en el que volvió a mi cabecita. Pues un jueves, me aparece en Blasco, y claro, ya lo que os ha contado ella. Yo me quedo diciendo ‘no puede ser, me encanta me encanta me encanta no puede ser’ y ya cuando vino a hablar conmigo me dijo ‘mañana yo trabajo en La Paca si quieres venirte’ y yo dije no sé, ya veré. Bueno, claro, al día siguiente a las 5 estaba yo ahí, vamos o sea, sisisisi. De hecho me acuerdo que me dijo algo y ya no podía ni mirarla a la cara, por lo menos 4 semanas era incapaz de mirarla porque yo sentía un flechazo muy fuerte y como que no me creía que esta tía sin más llegara a mi vida y como que me costó mucho asimilarlo, rollo está pasando. Y sí, llegó y aquí estamos.

La primera vez que se vieron

Carol: – Qué pibón y qué buena vibra me da esta chica.

Ainoa: – Energía superpositiva desde el primer momento, el primer contacto. Luego en La Paca lo que os he dicho antes, pero el primer contacto sí que fue en plan ‘joder, qué tía’, me atraía muchísimo. Y luego cuando hablé con ella, el contacto visual, la energía increíble, la sonrisita…

Cómo se ven ahora

Carol: – Empieza tú porque sacas esa parte tímida que no saca ni Dios.

Ainoa: – Yo ahora mismo me siento genial, considero que las dos nos aportamos cosas superpositivas.

Carol: – Aprendemos mucho la una de la otra.

Ainoa: – Sí…

Carol: – Yo a ti te admiro ¿sabes? Te admiro como persona.

Ainoa: – Y yo a ti también, mi niña. No sé, es que también venimos de unos días en los que hemos hablado un poquito más, nos hemos conocido un poquito más de otra manera, nos hemos puesto un poco más intensitas…

Carol: – En Ibiza le dije: ¿quieres ser mi novia? (risas) En realidad eso ha sido como una frase que hemos dicho pero que en realidad fluimos muchísimo. O sea, la palabra ‘novia’ está, pero no ha cambiado nada desde el momento en que yo se lo dije, no etiquetamos como tal porque somos dos personas que estamos juntas y queremos compartir muchísimas cosas buenas y malas y que nos gusta muchísimo fluir y dejarnos llevar y ¿qué es novia al fin y al cabo? Yo te quiero en mi vida y te quiero así y te quiero de todas las maneras.

Ainoa: – Hay una cosa que nos parecemos mucho en ese sentido en el amor, las dos consideramos que el hecho de que estemos juntas no va a implicar quizás el dejar de… Siempre nos hemos dicho que vamos a tener comunicación y en el momento en que sintamos que nos apetece hacer alguna cosa pues comunicárnoslo y crecer e ir conociéndonos de esa manera. Ella puede ir creciendo de una manera y yo de otra y complementarnos.

Carol: – Aprender una de la otra para mí siempre es fundamental. Y respeto, comunicación y la libertad de saber que está conmigo y no es mía, para mí eso es superimportante. Ella es suya y yo soy mía, y yo quiero estar contigo y quiero que juntas seamos nosotras, pero tú no dejas de ser Ainoa y yo no dejo de ser Carol, y eso hay que tenerlo claro siempre. Yo creo que lo tenemos bastante claro y además me parece superbonito. Y poco a poco te puedo ir mirando más a los ojos (risas) y no me pongo tan nerviosa como antes.