#9 Chabela y Óscar

«Y cuando me acerqué así a la puerta ¡estaba cagando! Y para mí te juro que fue… ¿qué hago?»

Esta entrada es parte de una serie fotográfica que hemos llamado ‘besos, ternura, que derroche de amor, cuáaaaaaanta locura‘ (seeeh, como la canción) en la que contamos la historia acerca de cómo se conoció cada pareja y les fotografiamos con todo el fuegote a tope

Cómo se conocieron

Chabela: – Esta es fácil, esta me la sé, ¿quién empieza?

Óscar: – Empiezo yo, que tú empiezas desde el día que nacimos.

Nos conocimos en un cabaret, estaba yo actuando en el escenario como bailarín y acróbata y ella fue de espectadora. Y fue de espectadora por dos razones, uno porque la compañía que organizaba el cabaret también da clases de danza y ella estaba apuntada en la academia de danza. Actuaba su profesor y era como ir a ver a su profesor. Y la otra razón y la más importante es que su mejor amiga de toda la vida era compañera mía de carrera, entonces vinieron a verme mis amigos de la facultad y entre mis amigos vino su mejor amiga. Y la invitó porque iba a venir otra amiga mía que al final no pudo y se quedó un hueco libre y dijo ella ‘Pues oye Chavela, voy a ver un cabaret de un amigo mío, se ha quedado un hueco libre, si quieres venirte’ y ya Chavela dijo ‘Sí, es justo de la compañía de mis clases de baile y tal’ y nada fue un poco coincidencia del destino por ese par de factores.

Chabela: – De hecho a mí me gusta contar del destino o de lo que fuera porque mi amiga me llamó ‘Venga, vente‘, ‘Vale’ me vestí, me arreglé, lo típico. Y cuando ya estaba la llamo y le digo ‘¿Ya vienes o qué?’ ‘Tía que al final mi amiga viene, si quieres cógete tú otra entrada pero no podrás estar con nosotros’ ‘Mira Marta ya paso, yo iba porque iba a estar contigo pero si me tengo que coger otra entrada para estar yo sola… No, da igual’ ‘Lo siento es que ha dicho que sí que puede venir..’ ‘Da igual, da igual, yo ya me pongo el pijama’. Me puse el pijama, me desmaquillé y me llama ‘Que al final no viene’ ‘Mira Marta que yo ya paso que me he puesto el pijama, me he desmaquillado’ ‘Estoy subiendo en la moto‘ ‘Que no, Marta, que me he puesto el pijama’ ‘Que estoy ya, que estoy en tu casa‘. Corriendo me vestí, me pinté así como pude y me monté en la moto con ella y fue eso, el destino, que igual si Marta no hubiese insistido, no estaríamos aquí sentados.

La primera vez que se vieron

Chabela: -Yo cuando me senté al lado de Marta me dice ‘Este es mi amigo’ y luego pues Óscar salió al escenario y dije ‘Ah, pues tu amigo es guapo ¿no?’ y ella ‘‘ y yo ‘Nunca me has dicho que tenías un amigo así guapo que haga cabaret que sabes que a mí me gusta’. Y dice mi amiga ‘Sí y además es escritor‘. Y yo ya ahí me coloque mejor en el asiento.

Óscar: -Estuvimos dos horas ahí en que ella me veía todo el rato y yo no sabía quién era. Ella fue la primera quien se fijó en mí.

Chabela: -Y luego se acercó en el intermedio y cuando se acercó yo vi que tenía los ojos claros y es que me encantan los ojos claros desde siempre y rubitos, no sé, es mi gusto. Y cuando se acercó y así con las luces del cabaret y todo me dijo ‘Hola, ¡soy Óscar!‘ y yo ‘Hola, ¡yo soy Chavela!’ y yo ahí fijándome que tenía los ojos claros y que era muy guapo. Luego en las siguientes canciones había una canción que se acababan despelotando todo, se acababan quitando todos la camiseta, el pantalón, no sé qué, y justo se vino a quitar la camiseta a mi lado. Buah, solo con haberle dado dos besos lo tengo ya aquí.

Óscar: -Yo ahí ni me había fijado en ella, pero como estaba con mis amigos pues yo me fui a la zona de mis amigos, a ella le gusta contarlo así pero yo no me había fijado en ella.

Chabela: -No te habías fijado…

Óscar: -Eso le gusta pensar, pero bueno…

Chabela: -No lo sabías pero sí te habías fijado.

Qué ha cambiado en estos años de relación

Chabela: -Es que ahora sin querer recuerdo cosas que hicimos cuando nos conocimos y pienso… Sigue siendo igual. Pongo este ejemplo: Me fui a Benidorm a verle y un día nos íbamos por ahí de cenilla, éramos rollete ¿vale? Y yo no sabía qué ponerme si un vestido u otro y le digo ‘¿Cuál te gusta más?’ Y él estaba en el cuarto de baño y dijo ‘A ver ven que te veo‘ y digo se estará afeitando o algo porque estaba con la puerta abierta del cuarto de baño y me acerqué. Y cuando me acerqué así a la puerta ¡estaba cagando! Y para mí te juro que fue… ¿qué hago? ¿Me río, me voy? Me puse roja… Dice ‘¡Ponte el blanco!‘ y yo poniéndome el vestido blanco… ¿qué hago? ¿Ahora aparezco otra vez por ahí? Y él ‘¿Te lo has puesto ya? Ven ven. Sí, sí, este‘. ¿En serio me está diciendo esto y le cuesta hablarme porque está apretando para cagar? Me chocó muchísimo y me dejó como muy loca porque en mi familia somos mucho más pudorosos para eso, me pareció muy raro que él hiciera eso.

Óscar: -Yo desde el primer momento establecí ciertos parámetros claros por eso, en plan mira, aquí no me importa ir en pelotas por ejemplo.

Chabela: -Y a lo mejor yo en ese entonces judgué pero ahora lo comprendo, que es otro tipo de personalidad y que me gusta y que agradezco porque yo he cambiado. Yo con mis otras parejas jamás podría haberme puesto en el cuarto de baño así tal cual, ni verlo ni hacerlo yo. Y ahora sin querer, cuando me estoy vistiendo y te digo ‘¿Esto me queda bien?’ Y estás haciendo caca y me contestas, pues a veces me viene ese pum en la cabeza de decir: hostia está siendo igual.

Óscar: -Lo que no es igual es cuando ella está haciendo caca. Eso es lo que ha cambiado. (risas)